Si alguien de tu entera confianza te asegurara que por cada U$S 100 que invirtieras en campañas en Google Ads ganarías U$S 200, ¿cuánto invertirías? En este artículo prometo darte solo buenas noticias. Pero buenas noticias basadas en enfoques realistas y sustentables.

A diferencia del mundo de las inversiones financieras (el “trading” con acciones, bonos, criptomonedas, etc.), el resultado de tus campañas de marketing y publicidad depende mucho más de lo que tú hagas que de los vaivenes del mercado. O, en todo caso, los vaivenes del mercado son variables que tú puedes monitorear y gestionar.

Segmentación: clave de Google Ads para invertir en tu “target” más rentable

Google Ads es la manera más segura de invertir en la adquisición de clientes. Porque, en verdad, eso es lo que estás haciendo cuando inviertes en publicidad: estás invirtiendo en la adquisición de clientes. Pero, a diferencia de lo que inviertes, por ejemplo, en redes sociales, tus anuncios en Google Ads van muy directamente dirigidos a aquellas personas que tienen un altísimo potencial de llegar a ser tus clientes.

Por supuesto, para que eso sea realmente así, tus campañas tienen que estar perfectamente “optimizadas” de punta a punta, en cada uno de sus detalles. El concepto de “optimización” de las campañas es clave en el resultado de tus inversiones.

¿De qué hablamos cuando hablamos de “segmentación”, y por qué digo que Google Ads es mucho más certero que una campaña en redes sociales?

En primer lugar, lo más obvio: cuando inviertes en redes sociales, te estás dirigiendo a personas que no necesariamente están buscando eso que tú estás ofreciendo. Es como tirar una red en el océano, a ver qué sale. Puedes segmentar por datos muy genéricos, como zona geográfica, sexo, rango de edades, y un combo de “intereses” que, en la mayoría de los casos, terminan siendo bastante irrelevantes y fallan en dar realmente con los clientes potenciales.

Guía Práctica de Google Ads para Pymes y Emprendedores

El secreto de Google Ads: coincidencia entre “keywords” y “términos de búsqueda”

Una de las grandes diferencias entre Google Ads y las redes sociales –siempre hablando de campañas pagas– es la posibilidad de configurar “keywords” (palabras clave).

Al ser Google la plataforma por excelencia para realizar búsquedas (de temas o de “productos”), la posibilidad de orientar nuestras campañas a aquellas personas que están haciendo búsquedas específicas, es la herramienta de segmentación más precisa.

Pero muchos –tanto empresas como emprendedores– desconocen la distinción entre “keywords” y “términos de búsqueda”. De hecho, en Google Ads unas y otras se encuentran en áreas diferentes de la plataforma.

Las “keywords” forman parte de la configuración de las campañas. Somos nosotros, al gestionar las campañas, quienes tenemos que indicarle a Google las “keywords” para las cuales queremos que nuestros anuncios se muestren.

Los “términos de búsqueda” se encuentran en la parte de las estadísticas. Se trata de las expresiones (palabras o frases) que los usuarios usaron realmente al hacer sus búsquedas en Google, y que Google identificó como teniendo alguna relación con las “keywords” que nosotros configuramos.

Parte del trabajo de “optimización” de las campañas de Google Ads, entonces, consiste en monitorear las “expresiones de búsqueda”, identificar aquellas que consideramos que son “irrelevantes” para nuestro negocio, e indicarle a Google que filtre –que descarte– a usuarios que hacen ese tipo de búsquedas. Eso lo haremos incluyendo “keywords negativas”.

El Costo por Clic (CPC) y el costo de adquisición de clientes

Avancemos un paso más en la “optimización” de nuestras campañas en Google Ads. (Nuevamente, esta es una posibilidad con la que no cuentas al invertir en redes sociales.)

Dos de los datos más importantes que vamos a monitorear en Google Ads son el Costo por Clic (CPC) de cada una de las “keywords” que configuramos, y las “conversiones” que cada una de esas “keywords” genera. Y, por ende, el “costo por conversión”.

En la medida en que tenemos la posibilidad de “trackear” (o rastrear) a los usuarios desde las campañas en Google Ads hasta que se convierten en clientes, podremos estimar con la mayor precisión el “costo de adquisición” de nuestros clientes y su rentabilidad (el Retorno de la Inversión Publicitaria).

Este es el escenario ideal para decidir cuánto invertir en nuestras campañas, así como para lograr la máxima “optimización”.

En la mayoría de las situaciones, lo que definimos como “conversión” en nuestras campañas no son “ventas”, sino algún otro evento que sucede en nuestro sitio web, como completar un formulario, descargar un catálogo, hacer clic en un link determinado, visitar una página determinada, y así siguiendo. Aunque no sean “ventas” concretas, son eventos que dan cuenta de un grado de interés en nuestras propuestas que los ubica como potenciales clientes (podríamos identificarlos como “prospectos”).

Ajustando la inversión de las keywords individuales

Ya mencioné que puedes ver cuánto pagas por cada keyword (el CPC, o Costo por Clic). Y que puedes ver las “conversiones” que te genera cada keyword –en otras palabras, puedes monitorear la “rentabilidad” de cada keyword en forma individual–.

Entonces, ¿por qué no ajustar lo que estás dispuesto a invertir por cada keyword en forma individual? En efecto, si vemos que una keyword determinada tiene un CPC demasiado alto, tenemos dos opciones: eliminar esa keyword (o “pausarla”), o ajustar la “puja” (el monto máximo que estás dispuesto a pagar por esa keyword).

También podrías establecer un tope para todas las keywords de una campaña, pero mi recomendación es hacerlo en forma individual para cada keyword, o, al menos, para aquellas que tienen un CPC que consideras elevado en función de su rendimiento o rentabilidad potencial.

La ventaja de controlar la mayor cantidad de variables

Abordé este artículo con un enfoque más bien financiero –en términos de “rentabilidad”– para hacerte notar que, a diferencia de lo que sucede en el mundillo financiero propiamente dicho, la publicidad basada en Google Ads nos permite monitorear y gestionar prácticamente todas las variables necesarias para ir logrando una rentabilidad “óptima” (o, más bien, “optimizada”).

No estoy en contra del “trading” financiero. De hecho, lo conozco bastante bien y he incursionado en ese terreno escurridizo. Pero, como dicen siempre los que enseñan a invertir en activos financieros, nunca inviertas en ellos dinero que no te puedas dar el lujo de perder.

Invirtiendo en publicidad mediante Google Ads, en poco tiempo podrás configurar tus campañas y lograr una correcta “optimización”. Y entonces tendrás asegurado un “flujo” de ventas y nuevos clientes que te darán la certeza –y la tranquilidad– de una rentabilidad sustentable y muy poco vulnerable a variables “de mercado” que pongan en peligro tu negocio.

Google Ads: ¿fácil o difícil?

¿Cuán fácil o difícil es gestionar una campaña en Google Ads? ¿Estás en condiciones de hacerlo por ti mismo o ti misma? (Puedes leer mi artículo sobre hacerlo uno mismo o contratar un profesional).

Google quiere que cualquiera pueda gestionar sus propias campañas. Por eso, cuando creas una cuenta de Google Ads, por default estarás creando… llamémosle la “versión fácil”, para cualquiera (“for dummys” dirían los norteamericanos). En esa versión Google te guiará en un “paso a paso” donde te irá sugiriendo qué hacer. Pero, obviamente, en esta versión no podrás gestionar ni configurar todas las cosas que acabo de explicar en este artículo.

Para eso hay que acceder a la “versión profesional” de Google Ads. Y allí, por supuesto, las cosas ya no son tan simples. Si no tienes un expertise bien desarrollado y mucha experiencia, créeme que te sentirás abrumado o abrumada de solo ver la pantalla delante de tus ojos.

Por supuesto, puedes ir aprendiendo y desarrollando experiencia para dominar todo lo que se necesita saber para lograr resultados excelentes. Pero, claro, tienes que decidir en qué aspectos de tu negocio resulta más rentable que inviertas tu propio tiempo.

Si tienes claro que te resultará más rentable invertir en un profesional del marketing y la publicidad –como parte del “combo” de invertir en Google Ads– estoy a tu disposición. Y en todo caso, si tienes dudas y quieres aclararlas, también estoy a tu disposición (sin ningún compromiso). En cualquier caso, aquí debajo tienes mi Agenda Personal para agendar una reunión conmigo vía Zoom. Podremos conversar y pensar juntos tu mejor estrategia para hacer crecer tu negocio. Te espero.

Por favor valora este artículo

Iniciar chat
1
Hola... ¿cómo te puedo ayudar?