¿Para qué necesitaría mi negocio un sitio web, si con las redes sociales es suficiente?

Permíteme hacer un rápido punteo de razones:

  • Un sitio web te permite hacer una presentación de tu negocio ordenada, completa y fácil de recorrer.
  • Tener un sitio web le dará a tu negocio una imagen de solvencia y sustentabilidad. Por el contrario, no tenerlo genera dudas en los potenciales clientes.
  • Los buscadores (Google, etc.) indexan sitios web, por lo tanto, cuando las personas realizan búsquedas, si solo tienes redes sociales, no te encontrarán. (Las búsquedas dentro de las redes sociales son muy irrelevantes.)
  • Para hacer publicidad con Google Ads, necesitas un sitio web. Y Google Ads es, en la mayoría de los escenarios, el medio más efectivo para hacer publicidad.

“Sitio web or not sitio web”: el alfa y el omega del marketing

Entender los cuatro puntos que acabo de enunciar es bastante simple, así que no voy a explayarme en cada uno de ellos (sería bastante aburrido). Pero pongamos la cuestión en perspectiva de negocio, que es lo que realmente importa. Es decir, lo que dejarás de ganar si no tienes sitio web, o cuánto más podrás ganar si lo tienes. Míralo del lado que prefieras, es lo mismo.

Lo mires por donde lo mires, a la hora de los tantos –o, mejor dicho, a lo hora de decidir una compra– un altísimo porcentaje de personas quieren visitar el sitio web de los posibles proveedores (empresas, comercios, o lo que sea).

Los motivos pueden ser muy diferentes: ver información más detallada del producto o servicio que quieren adquirir, conocer más acerca de la empresa, saber qué otros productos o servicios ofrecen, o simplemente “olfatear” cuán serios o solventes son… o incluso, si realmente existen.

Y, a la hora de decidir, ganará el proveedor que sume más puntos en la “tabla comparativa” (real o imaginaria). Precio, calidad, características, servicio postventa… y factores como solvencia, solidez, seriedad, profesionalismo, trayectoria. ¿Qué lugar crees que tener o no tener un sitio web puede tener en esa “compulsa comparativa”? (Te dejo también el link a otro artículo, complementario, sobre Cómo usar tu sitio web para hacer marketing.)

¿Escrolear, escrolear, escrolear… o “todo a la vista”?

Seamos sinceros: las redes sociales no son el lugar más cómodo ni amigable para buscar información, analizar características, funcionalidades y beneficios de un producto o servicio. Mucho menos para comparar opciones entre las alternativas de la misma empresa, ni con otros proveedores.

Es que están pensadas con un objetivo muy preciso: forzar a los propietarios de las cuentas a postear, postear y postear, y no dejar de postear, y a los usuarios a escrolear, escrolear, escrolear, y nunca dejar de escrolear.

Todo lo contrario a la filosofía de los sitios web. Precisamente, el desafío de los diseñadores web es presentar toda la información de la empresa –y sus productos y servicios– del modo más amigable posible. Y eso incluye cuestiones como: que todo esté al alcance, a simple vista, con una navegación fácil e intuitiva, y a uno o dos clics de distancia.

User Experience o Experiencia del Usuario

Eso es lo que engloba la disciplina que se conoce como “User Experience” (UX, o “Experiencia del Usuario”). Y es lo que hace que un sitio web aumente exponencialmente las probabilidades de “enganchar” a los potenciales clientes (“enganchar” me parece una mucho mejor traducción para la expresión anglosajona “engagement”, que suele traducirse como “fidelizar”).

Al final, la publicidad lo es todo

Sea que decidas que tu empresa o negocio tenga sitio web y/o redes sociales (valga la perogrullada de decir que no son excluyentes), al final, si no haces publicidad paga, olvídate de tener clientes. (Bueno, puedes hacer algo de marketing “orgánico” –sin pauta paga–, pero eso requiere “tiempo”, y a la hora de la contabilidad, el tiempo también debería computarse como dinero.)

¿Y qué crees que será más efectivo? ¿Dirigir tu publicidad a personas que están expresamente buscando eso que tú ofreces, o dirigirla a personas que están “perdiendo el tiempo” en las redes sociales? (Porque eso es lo que están haciendo, ¿o no?)

Y, entonces, ¿qué plataforma deberías elegir para dirigir tu publicidad a esas personas que están haciendo esas búsquedas “conscientes”? Google Ads, por supuesto. Para lo cual, nuevamente, tener un sitio web es una condición “sine qua non” (sin la cual no).

Guía Práctica de Google Ads para Pymes y Emprendedores

Pero no cualquier sitio web

Permíteme otra perogrullada. Como siempre explico, una campaña de publicidad en Google Ads que dirige a las personas a un sitio web, está compuesta por las dos instancias: la campaña en Google Ads propiamente dicha y el sitio web.

Tus anuncios en Google pueden generar cientos, o miles de clics, pero si tu sitio web no genera una buena experiencia (UX, User Experience), si sus contenidos no responden a lo que las personas están buscando, o si no tiene una estética agradable o una navegabilidad amigable, entonces tu inversión en Google Ads será dinero tirado a la basura.

¿Y entonces?

Si sientes que algo de todo lo que vengo explicando tiene algo que ver con los pobres resultados de tu marketing, te invito a que agendes una reunión conmigo para que pensemos juntos en tu negocio y la estrategia más apropiada para cambiar el rumbo y dirigir tu negocio hacia un horizonte de crecimiento sostenido. Aquí debajo tienes mi Agenda Personal para que agendes una reunión conmigo vía Zoom. Absolutamente sin compromisos de ningún tipo. Te espero.

Por favor valora este artículo

Iniciar chat
1
Hola... ¿cómo te puedo ayudar?