¿Cuáles son las características distintivas que hacen que las personas exitosas sean exitosas? ¿Cómo gestionan su tiempo? ¿Qué hacen de manera diferente al “común de los mortales” para lograr resultados diferentes en sus vidas?

Durante gran parte de mi vida, estas eran preguntas que yo ni siquiera me formulaba. Mis sueños eran solo eso, sueños que se alimentaban de la ilusión de que “algo” del orden de lo mágico sucediera en algún momento igualmente mágico de mi vida. El paso de los años –eso que algunos llaman madurez– me hizo despertar a la realidad de que las probabilidades de que un evento de esa magnitud tuviera lugar eran tendientes a cero.

Pero las vueltas de la vida me llevaron a ser un hombre de marketing. Y el marketing consiste en hacer cosas para que otras cosas sucedan. Es la diferencia entre ciencia y religión. Y no es que crea que una y otra sean ámbitos separados, ni que haya que descartar a la segunda para darle plena vigencia y poder a la primera. Por el contrario, creo que la auténtica espiritualidad (antes que la religión) dota de potencia y sentido a todo lo que hacemos desde nuestro know-how de formato humano.

Pero hablando de marketing, y de hacer cosas para que otras cosas sucedan, hacer realidad tus sueños puede ser, precisamente, un tema de marketing. Pero en este artículo no quiero explicarte ni enseñarte nada acerca de algún aspecto del marketing en particular. El tema de este artículo es: ¿qué estás haciendo para hacer realidad tus sueños?

Quiero que sigas mis recomendaciones con atención, porque voy a poner ante tus ojos algo que en realidad tú ya sabes, pero hasta ahora no le has dado la importancia que realmente tiene. Para mí, es uno de esos “SECRETOS” que hacen que las cosas sucedan.

Mi punto de partida es que pasé gran parte de mi vida menospreciando el marketing. En eso de esperar que algo mágico le imprimiera un giro a mi devenir, dejé de hacer que las cosas sucedieran. No asumí la lógica del marketing. No le di lugar al marketing. En términos muy de moda, no me hice cargo ni asumí mi responsabilidad por los resultados que estaba obteniendo, ni mucho menos por los resultados que quería obtener.

En los casi treinta años que llevo dedicándome al marketing, una de las “tragedias” que veo repetirse como un mal casi universal es la subestimación del marketing. Pero no desde lo conceptual, sino desde la práctica. Todos los empresarios y emprendedores, casi sin excepciones, saben y tienen plena conciencia de que el éxito de sus negocios depende del marketing y la publicidad. Paradógicamente, casi ningún empresario o emprendedor encuentra tiempo en su agenda para el marketing.

Un escenario que se repite una y otra vez en mi trabajo es el de empresarios y emprendedores que me contratan para algún proyecto vinculado con el marketing, y después el proyecto se posterga indefinidamente, y muchas veces termina abortando, porque el cliente no se hace el tiempo para hacer su parte. Podría relatar infinidad de casos.

Te lo voy a decir de un modo directo, sin vueltas ni medias tintas: si quieres hacer realidad tus sueños, hay un “chip” que tienes que cambiar en tu cerebro. ¡Y tiene que ver con tus PRIORIDADES!

Es la famosa relación entre lo urgente y lo importante. Si lo urgente tiene siempre prioridad sobre lo importante, entonces olvídate de tus sueños y sigue viviendo esclavo de tus frustraciones.

Hacer realidad tus sueños está en tus manos

Imagen hacer realidad tus sueños

La buena noticia es que la SOLUCIÓN puede ser más fácil de lo que puedes imaginarte. No es mágica ni es de la noche a la mañana. ¡O tal vez sí! La solución pasa por “ordenarte”. Me encanta esta expresión. Tiene esa mágica doble acepción de “dar órdenes” y de “poner en orden”. Poner en orden algo que está desordenado, caótico. Pero está libre del sentido despótico de la expresión cuando somos al mismo tiempo el sujeto que ordena y el sujeto ordenado.

Tiene el mismo sentido que la palabra “dirigirte”. Es en esa confluencia de sentidos cuando nos asumimos como LÍDERES DE NOSOTROS MISMOS. Cuando sabemos a dónde nos dirigimos y nos damos un orden que nos posibilita –nos hace posible y realista– alcanzar esa meta o destino.

La SOLUCIÓN que te propongo es tan SIMPLE y REALISTA como llevar una Agenda Semanal en la que el Marketing –el de tu empresa o negocio– tenga un lugar importante.

Que tenga un LUGAR IMPORTANTE debe traducirse en que le asignes una cantidad de tiempo que sea suficiente (un par de horas semanales NO es suficiente) y en espacios de tiempo (horarios) que sean realistas, es decir, que puedas, efectivamente, cumplir. Por ejemplo, intuyo que en medio de tu jornada de trabajo ningún horario sería realista, porque una vez que estás “en medio del baile” es difícil que puedas interrumpir lo que estás haciendo para dedicarte al marketing, ni ignorar todas las demandas que te llegan.

Entonces, lo más probable es que establecer un horario al inicio o al final de tu día de trabajo sea una planificación más realista y posible de llevar a la práctica.

Te dejo este video que preparé especialmente para mostrarte cómo gestiono yo mi tiempo en una semana típica. Estoy seguro que te va a servir, y te mostraré cómo una aplicación como la Agenda de Google (o cualquier otra similar) puede ayudarte.

Aquí te dejo el link al Curso GRATIS de Marketing Online para Pymes y Emprendedores que menciono en el video.

Por otro lado, que tenga un LUGAR IMPORTANTE debe traducirse, también, en que pase a tener un NIVEL DE PRIORIDAD “¡Altísimo!”. Volviendo a la cuestión de cuáles son las características y qué hacen las personas exitosas, en mi experiencia personal he visto que mis momentos más exitosos, y mis mejores resultados, los obtengo cuando logro llevar una AGENDA ORDENADA y –sobre todo– ¡RESPETARLA!.

Es más que probable –diría que estoy absolutamente seguro– que tendrás que hacer algunos cambios y ajustes en tu día a día. Pueden llegar a tener la dimensión de eso que llamamos un cambio en tu “estilo de vida”. Por ejemplo, si tu jornada de trabajo comienza habitualmente a las 9 de la mañana, querrás establecer tu horario para el marketing a las 8. Me dirás que te levantas a las 7 y, entre que te pegas un baño, desayunas y te trasladas a la oficina, apenas llegas para las 9.

Pues, entonces, comienza a levantarte a las 6. ¿Qué eso es muy temprano? Yo me levanto a esa hora todos los días, y no concibo hacerlo más tarde que eso. Al que madruga Dios lo ayuda otorgándole una hora más de tiempo cada día para hacer más cosas, que se traducen en más resultados. A eso me refería con un cambio a nivel de tu “estilo de vida”.

Insisto… si quieres lograr resultados diferentes a los que vienes obteniendo hasta ahora, tienes que hacer cosas diferentes a las que vienes haciendo. Esta COSA DIFERENTE que te estoy proponiendo es tan SIMPLE, y a la vez tan RADICALMENTE DIFERENTE, que te llevará de una manera CONTUNDENTE hacia esos resultados que constituyen el fundamento de tus SUEÑOS HECHOS REALIDAD.

Imagen sueños hechos realidad

Pero permíteme volver sobre un concepto que ya señalé más arriba: el marketing es hacer cosas para que otras cosas sucedan. No se trata de hacer todas las mañanas un ritual para invocar a alguna divinidad que haga que sucedan esas cosas que deberían suceder para que tus sueños se plasmen en tu vida. Puedes hacerlos si quieres. Es más, ¡yo los hago! Pero ya sabes, Dios –o como se llame Aquél o Aquello que tú invocas– no moverá un dedo por ti antes que tú te pongas en movimiento en dirección a tus sueños. Dios no te llevará a ningún lugar al cual tú no te dirijas.

Hacer cosas para que otras cosas sucedan no es ni más ni menos que la Ley de Causa y Efecto. El Marketing, como toda ciencia o toda disciplina, tiene sus propias “leyes” de Causa-Efecto. Hay que conocer esas leyes para lograr desencadenar esa secuencia. Y hay que respetar sus tiempos. Y este es otro de los puntos importantes a los que quería llegar: el marketing tiene sus tiempos, y no son de la noche a la mañana.

Pero si quieres “hacer realidad tus sueños”, tienes que formular correctamente esa expresión. Si estás dispuesto a respetar los tiempos, los procesos y las secuencias del marketing, una manera más correcta y realista de formular esa frase sería… si quieres “empezar a hacer realidad tus sueños”…

Un “primer paso” para ponerte en marcha en dirección a tus sueños (para “dirigirte”) podría ser esta SOLUCIÓN que te estoy proponiendo. Un cambio en tu estilo de vida, en el que tu AGENDA sea la herramienta que te ayude a darle un LUGAR PRIORITARIO y REALISTA al MARKETING.

Por favor valora este artículo