Premisa de este artículo: tus conocimientos –tu “know-how”– son uno de los capitales más poderosos para tu marketing y para ganar nuevos clientes.

Argumento de este artículo: enseñarles lo que sabes a tus potenciales clientes es la mejor manera de convencerles de que necesitan contratarte a ti para hacerlo.

Objeciones que voy a rebatir: definitivamente, hay varios miedos y prejuicios que tienes que tirar a la basura si quieres destacarte en los entornos competitivos actuales.

Comencemos

Cuatro razones para compartir tus conocimientos con tus potenciales clientes:

La mejor manera de mostrarles a tus potenciales clientes que tú eres el experto que ellos necesitan contratar, es permitiéndoles ver el dominio que tienes sobre todos los aspectos involucrados.

No te preocupes, por más que hagas público el conocimiento propio de tu oficio o profesión, nunca podrás publicar todo lo que se necesita saber para dominarlo. Y, de todos modos, ellos nunca podrán aprender todo lo que tú ya sabes, y que te llevó años aprender. De hecho, cuantos más conocimiento compartas, más se darán cuenta de todo lo inútil que sería intentar un grado de expertise que les permitiera prescindir de un experto como tú.

No te preocupes pensando que tus competidores te robarán tus conocimientos. En primer lugar, porque ellos ya saben la mayor parte de lo que tú también sabes (precisamente por eso son tus competidores). Y, en última instancia, si aprenden de ti algo que todavía no sabían, seguramente no están a tu altura y no llegarán a estarlo solo por haber aprendido algo de ti. En última instancia, mantén el foco en tus potenciales clientes, no en tus competidores. En todo caso, que tus potenciales clientes vean que tú eres el referente obligado de tu sector de actividad.

La razón más importante es que si el conocimiento que compartes ayuda a alguien a hacerlo por sí mismo, ten la certeza de que ese no era un cliente que valiera la pena para ti. Una persona (o una empresa) que no está dispuesta a invertir dinero en contratar un profesional experto, es alguien que solo te haría perder tiempo. La verdadera razón por la que estarás compartiendo tus conocimientos es para que te descubran esas personas y empresas que sí están dispuestas a invertir en un profesional experto.

Tres maneras de compartir tus conocimientos

Es la manera más simple, ya que todos sabemos escribir, aunque a algunas personas les resulta más fácil que a otras. Y tener un blog, o incluir una sección de blog en tu sitio web, es algo relativamente fácil también. Si tu sitio web está desarrollado sobre WordPress, ya tienes todo lo que necesitas para desarrollar un blog o una sección de blog. (Aquí te dejo el link a lo que necesitas saber sobre WordPress.)

Los videos han ganado una gran popularidad gracias a Youtube y las redes sociales, porque se han convertido en la elección preferida por los usuarios (tú y yo incluidos). Pero también porque se ha vuelto muy fácil crearlos y editarlos, con paquetes de software y aplicaciones muy sencillas.

Aunque requieren más trabajo y soportes tecnológicos algo más sofisticados (aunque también muy accesibles), tienen la ventaja de permitir un mejor posicionamiento como expertos. Otra ventaja es que los cursos pueden convertirse en sí mismos en un negocio paralelo. Se pueden articular múltiples combinaciones, entre webinars, cursos gratuitos y cursos pagos.

Otras ventajas para potenciar tu marketing

Como siempre explico, el marketing no se trata de estrategias o acciones aisladas. Hagas lo que hagas, tienes que hacerlo con un enfoque integral. Y allí radica, precisamente, otra de las ventajas de todo lo que vengo diciendo en relación a enseñar y compartir conocimientos.

Y es que, hagas lo que hagas –escribir y publicar artículos en tu blog, crear y compartir videos, o desarrollar webinars y cursos–, tienes que hacer algo adicional para difundirlos y hacerlos llegar a la mayor cantidad de potenciales clientes.

Lo cual lo convierte en un círculo virtuoso. Porque compartir conocimientos, en el formato que sea, es la base de lo que llamamos “marketing de contenidos”. La gente quiere consumir contenidos –incluso tus potenciales clientes–.

También te permitirán captar una creciente base de direcciones de correo electrónico para desarrollar, adicionalmente, una estrategia de email marketing, aun hoy una de las formas más potentes y efectivas para grabar tu nombre y tu marca en las mentes de tus clientes y prospectos. (Aquí te dejo el link a la sección de Email Marketing en nuestro blog.)

¿Por dónde comenzar?

Lo que expliqué en tan pocas líneas puede sonarte simple o complejo. La realidad es que implementarlo, y hacerlo con efectividad, tiene un poco de ambas cosas (simple y complejo). Por cierto, no es “soplar y hacer botellas” (un arte que, sospecho, no ha de ser tan fácil como la frase haría suponer). Si crees que puedo ayudarte a poner las bases de tu estrategia de marketing basada en compartir tus conocimientos (yo creo poder ayudarte), reserva una reunión conmigo desde mi Agenda Personal aquí debajo. Me dará mucho gusto poder pensar juntos el camino a emprender. Es absolutamente sin compromisos. Nos vemos.

Por favor valora este artículo

Iniciar chat
1
Hola... ¿cómo te puedo ayudar?