¡Hagamos algo para cambiar el rumbo!

Voy a comenzar con una confesión: aunque soy un profesional del marketing, suelo pasar por períodos en que no logro ganar nuevos clientes. A veces períodos demasiado largos que me generan alguna zozobra económica.

Afortunadamente esto me sucede cada vez con menos frecuencia, y logro reaccionar y reponerme más rápidamente.

¿Cómo hago?

Aunque la primera parte de mi respuesta tiene más que ver con la psicología que con el marketing, una y otra vez descubro y confirmo que el primer paso es mental (y emocional, por cierto). De hecho, me resulta muy claro (y sorprendente) que mis períodos de retracción económica (menos facturación) están asociados con momentos de decaimiento de mi optimismo, entusiasmo y proactividad.

Suelo tener la sensación, inclusive, de que hay algo del orden de lo metafísico, una suerte de “Ley de Causa-Efecto Cósmico”, que activa algún tipo de alineamiento de fuerzas que van más allá de lo que logramos entender desde nuestra comprensión humana.

Pero como no soy un “gurú espiritual” no voy a extenderme en esos aspectos. Solo quería dejarlo asentado como una suerte de “quien quiera entender, que entienda”.

Las leyes de causa-efecto en marketing

Desde un punto de vista más pragmático, lo que pretendo es que tomes nota de que hay una precondición, que es la actitudinal. Estoy seguro de que, si te pregunto, me dirás con total certeza que quieres tener más clientes y ganar más dinero. La pregunta es:

¿te estás dirigiendo real y efectivamente a eso?

Te lo pondré en estos términos gráficos y elocuentes: si le pidieras al Universo (o a Dios) ganar más dinero, ¿tendría el Universo/Dios derecho a reclamarte: ¿Qué estás haciendo tú para tener más clientes y ganar más dinero?.

Y es que las leyes de causa-efecto son inexorables, no hay manera de sortearlas.

Ganar nuevos clientes y lograr más ventas son el resultado de la correcta implementación de estrategias que siguen una lógica y que responden a un “know-how”.

Como en todas las esferas de actividad, existe una disciplina (no me atrevería a llamarlo una ciencia) que reúne toda la experiencia y el conocimiento acumulados acerca de las cosas que funcionan y generan los mejores resultados en términos de marketing.

Una confusión que veo permanentemente en pequeños empresarios, emprendedores y profesionales independientes, es hacerse grandes expectativas con alguna iniciativa o acción de marketing, esperando que les traiga muchos clientes y les genere muchas ventas. En cuanto esas expectativas no se traducen en hechos, caen en la frustración y tiran la toalla.

Hasta que una nueva “idea brillante” los pone nuevamente en movimiento, y no hacen más que girar en círculos, de frustración en frustración.

Si te comprometes, me comprometo contigo…

Te propongo que hoy des el primer paso de un Plan de Marketing que Sí funcione, y que sea el comienzo de un programa de crecimiento continuo y sostenido de tu empresa o negocio.

No tengo ninguna receta mágica para ofrecerte, ni voy a venderte nada. No existen las “recetas mágicas”, pero sí hay estrategias que funcionan, y que han llevado a miles de empresas y emprendimientos al éxito en todo el mundo.

Foto Esteban Owen

Si estás dispuesto o dispuesta a encarar un trabajo en serio, con compromiso, y de manera sostenida en el tiempo, te propongo que tengamos una reunión de media hora (¡Gratis y Sin Compromisos Previos de Ningún Tipo!). Puede ser por Zoom o WhatsApp.

Puedes ingresar en mi Agenda Personal y reservar el día y horario que prefieras entre los que tengo disponibles para esto.

Te espero.

Por favor valora este artículo